diumenge, 24 de gener de 2010

A los 16 años yo escribía cosas con mucho más sentido (y desconocía los signos de puntuación)

todas las personas tenemos una extraña reacción después de conseguir aquello que tanto habíamos anhelado. sobretodo si lo hemos logrado con una facilidad asombrosa (incluso decepcionante) que nos hace cambiar inexplicablemente de parecer. dándole a aquello que tanto habíamos deseado una importancia ínfima. miserable. hasta el punto en el que la volvemos a perder .y la volvemos a necesitar con todas nuestras fuerzas. para luego darnos cuenta de que tampoco era tan importante.

 

2 comentaris:

  1. A mí me pasa eso cuando robo, luego no me pongo ni la mitad de cosas. ;)

    ResponElimina