dimarts, 16 de febrer de 2010

Com quan notes que t’estàs posant malalt i t’hi resisteixes.

Cada vez se me hace más difícil escribir cualquier cosa. Pienso en lo pasajeros que son mis principios, y en lo difícil que me resulta mantener una opinión sobre algo. No tengo la misma noción de la realidad que hace una semana, y sé que de aquí a mañana volveré a pensar distinto. Soy patética e irremediablemente influenciable. El cine me perturba la mente, la música me trastorna los sentidos y leer me provoca constantes cambios de personalidad. Siempre se me ha dado mejor escuchar que hablar, y todavía mejor adaptar las ideas de otros en mi. ¿Qué puedo hacer ante esto, si no callarme mientras me empapo y me dejo influir por todo lo que me rodea?
Aunque la mayoría de las veces creo que tan sólo necesito escribir para escupir el veneno que llevo dentro. Otros lo hacen por vanidad, por placer, porque tienen un mensaje, porque necesitan transmitir ESO de algún modo, pero yo no escribo para nadie y de hecho lo más probable es que nunca publique este escrito. Una vez dijo mi madre: “Todos temen a mi lengua viperina”. Espero no llegar a sentirme nunca así, pero sé perfectamente que algo por el estilo me pasa y sé que podría estar soltando mierda hasta inundar vuestras casas.
Pero qué coño, este es el blog del pensamiento negativo y supongo que por alguna razón me decidí por ese título. Algún día lo haré.

La foto es de Núria Cienfuegos.

1 comentari: