divendres, 26 de març de 2010

dijous, 18 de març de 2010

the selby


Si alguna vez te has preguntado cómo debe de ser la casa de Cobrasnake, Erin Wasson, Alexander Wang o Julia Restoin Roifeld alguien las ha fotografiado para ti.

dilluns, 8 de març de 2010

Nieve en Marzo

Aunque sólo ocurra cada cinco años, mi amiga Alba y yo nunca fallamos a la cita: cuando cae nieve bajamos al barrio a jugar, hacer un muñeco y tomar un chocolate caliente.



Por cierto!

Se me habían olvidado ya las ganas que tenía de subir este vídeo, felicidades al grandioso Christoph Waltz (aka coronel Hans Landa), lo primero que me ha venido a la cabeza tras enterarme de su Oscar:


diumenge, 7 de març de 2010

Anna Karina


Lo que pasa es que me gusta encontrarme en ese estado... en el que sientes que estás a punto de caer, pero vas recuperando el equilibrio y perdiéndolo sucesivamente sin llegar a tocar el suelo nunca, cuando la realidad está un poco borrosa y puedo estar escuchando cómo hablas con fascinación durante horas y pensar en veintidós cosas más a la vez. Pero cuando haces el amor, bajas inmediatamente de nuevo al mundo real, a la realidad que todos ven, o la realidad que la otra persona está viendo, o quizás a algo que ni si quiera existe, pero que es tan parecido a poner los pies en la tierra que me asusta de veras, tú lo sabes bien e intentas recuperarme aunque ya esté todo perdido, necesito dispersarme de una otra vez.

dissabte, 6 de març de 2010

debes entenderlo




Fidelidad, dice usted, tiranía, le respondo. Usted se ha atado a mí. La transparencia de sus sentimientos, la honestidad de sus limitaciones, amigo mío, las llevo clavadas como flechas en la piel de un búfalo. Como picas en la herida abierta del toro. Me está usted sangrando. ¿No es ya más que suficiente, profesor Jerusalem? Líbrenos Dios de los hombres honrados, de la voracidad insaciable de los grandes corazones, del egoísmo atroz de los buenos sentimientos. Deme usted el rencor y la envidia, la insolidaridad y la traición, deme usted la libertad de odiarle, profesor, no me encierre en las mazmorras del agradecimiento.

Ray Loriga