diumenge, 7 de març de 2010

Anna Karina


Lo que pasa es que me gusta encontrarme en ese estado... en el que sientes que estás a punto de caer, pero vas recuperando el equilibrio y perdiéndolo sucesivamente sin llegar a tocar el suelo nunca, cuando la realidad está un poco borrosa y puedo estar escuchando cómo hablas con fascinación durante horas y pensar en veintidós cosas más a la vez. Pero cuando haces el amor, bajas inmediatamente de nuevo al mundo real, a la realidad que todos ven, o la realidad que la otra persona está viendo, o quizás a algo que ni si quiera existe, pero que es tan parecido a poner los pies en la tierra que me asusta de veras, tú lo sabes bien e intentas recuperarme aunque ya esté todo perdido, necesito dispersarme de una otra vez.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada