dimecres, 18 d’agost de 2010

La cadena del cabronismo.

Detrás de cada cabrón(a) siempre vamos a encontrar un corazón partido por la mitad. Cuando depositamos nuestras esperanzas y nuestra confianza en alguien, es fácil resultar herido. Es entonces cuando sufres y quieres hacer pagar por ello. Sabes que la culpa la tiene sólo una persona, pero que se joda todo el mundo. Así, sin apenas cerciorarte te comportas fríamente e incluso llegas a romper algún que otro corazón, y por consecuencia nace un nuevo cabrón, que a su vez hará y romperá hasta llegar a convertir a otro y así sucesivamente. El cabrón ha sido víctima de las cabronadas de un anterior que habrá sufrido intensamente por las fechorías de otro, quien se sentía jodido por cortesía de un cabrón que había sido convertido por otro como él, que había sido inocente y hasta había llegado a llorar, y se había prometido a sí mismo no volver a hacerlo más. Quién sería el primer cabrón de la historia, de eso no tengo ni idea.




La foto de Lina Scheynius.

1 comentari: